lunes, 16 de septiembre de 2013

Duermes




Me gusta cuando duermes,
te apagas en cierta forma,
te enciendes en otra,
giras de repente,
en una posición casi esférica
te desvaneces.

Tus ojos
descargan movimientos
cada vez más lentos,
hacia arriba primero,
hacia abajo después,
sufres un leve achatamiento
polar sobre la cama,
baja el pulso, la presión,
tu respiración se apaga.

Inconsciente de la parálisis
motora que te desciende,
yo te hablo, tú no escuchas,
recoges la energía de la luz
de las farolas, la calle
queda a oscuras.

La luz que atrajiste
te ayuda a entrar en un modo
extraño de auto-combustión,
eres materia caliente orbitando
a mi alrededor, ardiendo,
a bocanadas.

Intentos de rotación-traslación
buscándome a la espalda.
me encuentras, conducción:
transmisión de calor entre dos cuerpos
cuando entran en contacto.

Al despertar, dices:
Sabes que sudas por la noche, amor?

- José María Garrido, La Química o el Amor -

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada