lunes, 9 de septiembre de 2013

Entre Chopin y Sabina



Quiero que mi poesía sea el lugar en que Chopin y Sabina, juntos se encuentren de copas.

Que mi madrugada, quizá les sorprenda demasiado bebidos mientras pago yo la siguiente ronda.

Que sea el mar, de aceras y de verdes avenidas, donde Machado y García Montero naveguen conmigo, y a solas, hundirme en un puño de olas que bien sé que nunca volverán a la orilla.

Quiero que mis poemas sean las canciones de Garcilaso, pero solo para que TÚ, solo para que TÚ, Benjamin Prado, enseñes al mundo la forma más bella que tienen dos poetas de "romper una canción".

Quiero que mis versos aprendan de San Juan todo aquello que, de pagano, a diario aprendo en los periódicos.

Quiero tocar la palabra suave y quiero recuperar la piedra desnuda que Juan Ramón arrojó, una tarde de enero, a su estanque de nostalgia.

Pero quiero, sin embargo, quiero tropezarme con la dura roca de bulevar y de diamante que me duele tanto, que me mata poco poco al leer, en esta hora penúltima, los versos de García Casado.

- José María Garrido -

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada